¿Qué es un sérum? ¿Cómo se usa? ¿cómo lo incorporo en mi rutina facial... Aquí te ayudamos a entenderlo todo.

En la búsqueda interminable de productos que transforman nuestra rutina de cuidado facial , el sérum facial se ha ganado un lugar especial. Hoy exploramos el fascinante mundo de los sérums ayudándote a entender qué son y cuál es tu sérum adecuado según tu tipo de piel. Además, te presentaremos el revolucionario Sérum Facial Oil-Free Anti-Imperfecciones con Ácido Azelaico y descubriremos por qué se ha convertido en un must para la rutina facial.

que es un serum facial

1. ¿Qué es un Sérum y cómo se diferencia de una crema?

El sérum facial es un concentrado de ingredientes activos diseñado para abordar problemas específicos de la piel.

A diferencia de las cremas faciales, los sérums tienen una textura más ligera y una formulación altamente concentrada, lo que permite una rápida absorción. La clave está en la capacidad de los sérums para penetrar profundamente en la piel, brindando beneficios específicos de manera efectiva y eficaz.

Beneficios claves de los sérums faciales:

  1. Concentración de ingredientes activos: Los sérums contienen una alta concentración de ingredientes activos, como puede ser la vitamina C, el ácido hialurónico o el ácido azelaico, antioxidantes y/o péctidos, que los convierten en aliados poderosos en la lucha contra el envejecimiento cutáneo.
  2. Textura ligera: La textura ligera de los sérums permite una rápida absorción.
  3. Penetración profunda: Gracias a su formulación, los sérums penetran en las capas más profundas de la piel, abordando problemas desde el interior de la epidermis.
  4. Agradable de aplicar y fácil de combinar con otros productos: Los sérums, con su textura ligera, se aplican de manera agradable y se integran fácilmente en tu rutina de cuidado facial, permitiendo una combinación sin esfuerzo con otros productos.

En definitiva, los sérums faciales ofrecen una variedad de beneficios adicionales a la piel que pueden variar según la formulación específica y la combinación que hagas de ellos en tu rutina facial.

El sérum facial es un concentrado de ingredientes activos diseñado para abordar problemas específicos de la piel.

bakuchiol

2. Tipos de sérums

Existen varios tipos de sérums faciales, cada uno formulado para abordar las necesidades específicas de la piel. Aquí te presento algunos de los tipos más comunes:

  1. Hidratantes: Estos sérums se centran en proporcionar una hidratación intensiva a la piel. Contiene ingredientes como ácido hialurónico para retener el agua y mantener la piel suave y flexible.
  2. Antioxidantes: Formulados con ingredientes como vitamina C y vitamina E; Los sérums antioxidantes ayudan a combatir los radicales libres, reduciendo el daño causado por el estrés ambiental y previniendo el envejecimiento prematuro.
  3. Antiarrugas y Reafirmantes: Estos sérums suelen contener péptidos, retinol o ácido hialurónico, trabajando para minimizar las arrugas, líneas de expresión y mejorar la firmeza de la piel.
  4. Iluminadores: Formulados para mejorar la luminosidad y el brillo de la piel. Estos sérums a menudo contienen ingredientes como vitamina C, niacinamida o extractos botánicos que iluminan la tez.
  5. Contra Imperfecciones y Acné: Diseñados para pieles propensas al acné, estos sérums pueden contener ácido salicílico, niacinamida u otros ingredientes que ayudan a controlar el exceso de grasa y reducir las imperfecciones.
  6. Equilibrantes para Pieles Mixtas: Algunos sérums están formulados para equilibrar la piel mixta, ofreciendo hidratación donde sea necesario y controlando la producción de grasa en áreas propensas a la oleosidad.
  7. Calmantes para Pieles Sensibles: Con ingredientes como aloe vera o extractos botánicos suaves; Estos sérums están diseñados para calmar la piel sensible y reducir la irritación.
  8. Iluminadores de Ojos: Específicamente formulados para el área delicada alrededor de los ojos, estos sérums pueden contener cafeína o péptidos para reducir la insuficiencia y las ojeras.

Es importante elegir un sérum que se adapte a las necesidades específicas de tu piel y objetivos de cuidado facial.

Es importante elegir un sérum que se adapte a las necesidades específicas de tu piel y objetivos de cuidado facial.

serum facial piel acneica

3. Diferentes texturas para los sérums según el tipo de piel

Los sérums faciales pueden tener diversas texturas según al tipo de piel a la que se vayan a dirigir o a los ingredientes incorporados, cada una diseñada para proporcionar una experiencia única durante la aplicación. Te interesará conocer algunas de las texturas más comunes:

    1. Textura Acuosa: Ligera y de rápida absorción, ideal para pieles grasas o para quienes buscan una aplicación fresca y no grasosa.
    2. Textura en Aceite: Rica y lujosa, proporciona hidratación intensiva, perfecta para pieles secas que buscan nutrición adicional, como nuestro Sérum Facial Piel Radiante con aceite de granada e higo chumbo que destaca por su capacidad regeneradora y nutritiva.
    3. Textura Mousse o Gel: Ligera y aireada, ofrece equilibrio entre hidratación y frescura, adecuada para diversos tipos de piel como la piel mixta-grasa. Este es un ejemplo de nuestro Sérum facial Az con Ácido Azeláico ideal como seborregulador y calmante de este tipo de pieles.

La elección de la textura del sérum depende de las preferencias personales, el tipo de piel y los objetivos específicos de cuidado facial. Experimentar con diferentes texturas te permitirá encontrar la opción perfecta para tu rutina de belleza facial.

macro shot of essential oil dropper

4. ¿En qué paso de la rutina debo aplicar el Sérum?

sérum facial az oil free anti imperfecciones con aloe vera, lavanda y Ácido azeláico

La aplicación del sérum depende de su consistencia.

La aplicación del sérum depende de su consistencia.

Los sérums acuosos se aplican antes de las cremas hidratantes, mientras que los sérums tipo aceite se usan al final de la rutina para sellar la hidratación.

Te lo voy a explicar un poco más detallado para que lo entiendas mejor...

La aplicación del sérum es crucial para optimizar sus beneficios y lograr resultados efectivos y  por eso es clave saber qué consistencia tiene el producto y cómo se integra mejor en tu rutina de cuidado facial.

  • Para sérums acuosos, su textura ligera y de rápida absorción los hace ideales como el primer paso en tu rutina. Aplicarlos antes de las cremas hidratantes permite que los ingredientes activos penetren profundamente en la piel, preparándola para recibir los beneficios adicionales de los productos que siguen.
  • Por otro lado, los sérums tipo aceite son el toque final perfecto para sellar la hidratación y retener la humedad. Al utilizarlos al final de tu rutina, actúan como una barrera protectora, atrapando los ingredientes de tus productos anteriores y asegurando que tu piel mantenga su hidratación durante todo el día o la noche.

Este enfoque secuencial asegura una absorción óptima de cada producto y maximiza la eficacia de los ingredientes activos.

5. El sérum más adecuado para cada tipo de piel

La diversidad de tipos de piel requiere una selección cuidadosa de productos para satisfacer sus necesidades específicas. Los sérums, con su variedad de formulaciones, ofrecen soluciones adaptadas a diferentes tipos de piel, brindando beneficios personalizados y resultados visibles.

    • Piel grasa - acnéica: para quienes luchan contra el exceso de grasa y las imperfecciones, los sérums acuosos son aliados ideales, como nuestro Sérum Facial Oil-Free Anti-Imperfecciones con Ácido Azelaico, que controla la grasa y combate las imperfecciones.
    • Piel Seca: Los sérums tipo aceite son una elección ideal para piel seca, brindando una hidratación intensiva y restauradora. Formulaciones enriquecidas con aceites vegetales ricos en vitaminas y antioxidantes, como nuestro Sérum Facial Piel Radiante multi-reparador que ayuda a mantener la piel suave y flexible, combatiendo la sequedad y evitando la descamación.
    • Piel Sensible: Para pieles sensibles opta por sérums con ingredientes suaves y calmantes. Extractos botánicos como la caléndula o la manzanilla pueden ayudar a reducir la irritación y la inflamación, proporcionando confort sin comprometer la efectividad. Ver toda la gama facial de Dehesia > 
    • Piel Mixta: La piel mixta requiere un enfoque equilibrado. Combina un sérum acuoso para controlar el exceso de grasa en la zona T con un sérum tipo aceite para hidratar las áreas más secas. Esta estrategia personalizada aborda las necesidades específicas de cada zona del rostro. Ver toda la gama facial de Dehesia > 

La elección del sérum adecuado para tu tipo de piel no solo mejora la efectividad del producto, sino que también contribuye a mantener un equilibrio óptimo. Con opciones adaptadas a cada tipo de piel, los sérums se convierten en aliados esenciales para lograr una piel saludable y radiante.

6. ¿Cómo incorporo el sérum en mi rutina facial?

La eficacia de un sérum no solo radica en su formulación, sino también en el momento preciso en que lo incorporas en tu rutina de cuidado facial.

Como acabamos de ver, según el tipo de piel elegiremos un sérum u otro en combinación con otros productos de cuidado facial, pero si hablamos de nuestro nuevo Sérum Facial Oil-Free Anti-Imperfecciones, estos serían los pasos a seguir para maximizar todos sus beneficios.

1. Limpieza Profunda: Comienza tu rutina con un limpiador suave para eliminar impurezas y preparar tu piel para absorber los beneficios del sérum. Puedes utilizar nuestro Agua Micelar all-in-one que arrastra toda la suciedad de tu piel, incluso el maquillaje.

2. Exfoliación (Opcional): Si exfolias tu piel, este sería el momento adecuado para hacerlo, ya que elimina células muertas y permite una mejor absorción de los ingredientes activos. Recomendamos realizar una exfoliación semanal en pieles maduras y dos veces por semana en pieles jóvenes. Puedes utilizar el Jabón Exfoliante de Arcilla y Naranja.

3. Aplicación del Sérum: Con la piel limpia y seca, aplica de 2 a 3 gotas del Sérum Facial Oil-Free Anti-Imperfecciones con Ácido Azelaico en las yemas de tus dedos. Distribúyelo uniformemente sobre el rostro evitando el área de los ojos.

4. Orden de Aplicación: Si usas otros productos, aplica el sérum antes de las cremas hidratantes y protectores solares. Su fórmula ligera facilita la absorción sin obstruir los poros.

5. Hidratación Adicional (Opcional): Si lo prefieres, puedes seguir con tu crema hidratante habitual después de que el sérum se haya absorbido completamente.

6. Rutina Matutina y Nocturna: Aprovecha los beneficios del sérum tanto en tu rutina matutina como nocturna para mantener una constancia en su uso y obtener resultados duraderos.

Integrar el Sérum Facial Oil-Free Anti-Imperfecciones con Ácido Azelaico en estos pasos no solo potenciará sus beneficios si no que también mejorará la hidratación profunda de la piel.

dehesia

A lo largo de este post hemos intentando explicarte todos los beneficios que aportan los sérums faciales, desde su agradable aplicación hasta su impacto en diferentes tipos de piel.

Confiamos en que esta guía te haya proporcionado las herramientas necesarias para aprovechar al máximo este producto de cosmética facial, brindándole a tu piel el cuidado que merece.

¡Esperamos que te sientas inspirado/a a explorar y disfrutar de los beneficios transformadores del sérum en tu búsqueda de una piel radiante y saludable!

ENCUENTRA AQUÍ LOS PRODUCTOS PARA TU RUTINA FACIAL

Carrito de compra
club dehesia

DESCARGA TU

EBOOK GRATIS

Popup Club Plantas Dehesia
(cerrar)

DESCARGA TU

EBOOK GRATIS

Popup Club Aceites Dehesia
(cerrar)
Scroll al inicio